El 2018 ha cobrado a su primera víctima de la industria musical. La vocalista de la banda Cranberries que tuvo éxito en los años 90´s, Dolores O’riordan, falleció este lunes 15 de enero a sus 46 años.

Una fuerte noticia para todos aquellos que recordamos sus temas más coreados. Aun se desconocen los factores que le provocaron la muerte; sin embargo ya han salido diversos comunicados informando que padecía trastornos que pudieron desencadenar su deceso.

Sin duda una gran intérprete nos abandona, pero sus obras musicales nos siguen y seguirán acompañando por mucho tiempo. Es por ello que es importante entender qué es lo que sucede con sus derechos autorales, con sus obras y con su banda ahora que ya no está en la Tierra.

Es sabido que el resto de los integrantes de la agrupación deberán respetar las regalías que aun se generen con la explotación de las obras en las que participó Dolores. Mismo capital que deberá ser entregado a sus sucesores, durante el tiempo que tienen vigencia los derechos de autor.

El uso de la denominación “Cranberries” parece que seguirá subsistiendo, ya que su entrada a la agrupación fue posterior.

dt.common.streams.StreamServer

En la Unión Europea, al igual que en otros países del mundo, la posibilidad de seguir aprovechando y percibiendo los recursos que se generan por la explotación de una obra artística, incluso después de fallecidos los autores o poseedores de derechos de autor, se extiende hasta 70 años después de ocurrido el fallecimiento.

O’Riordan se unió a The Cranberries en 1990 (llamados entonces The Cranberry Saw Us), junto con el guitarrista Noel Hogan, el bajista Mike Hogan y el batería Fegal Lawler. Su salto a la fama llegó con su álbum de debut, Everybody else is doing it, so why can’t we? (1993), que incluía la canción Linger, sobre el rechazo y las frustraciones del desamor adolescente, que se convirtió en su primer éxito global. Se puede leer en algunos diarios.

doloresoriordan

Esto dijo en una entrevista el año pasado:

“De adolescente, no me sentía atractiva, mi madre no me dejaba usar maquillaje” “Era la chica rara, sobreprotegida, con un vestido rosa de flores y lazos en la cabeza, que tocaba el órgano en le iglesia. Mi madre me compraba la ropa, así que para mi primera sesión de fotos con The Cranberries, Noel me trajo un nuevo look y me dio un par de botas Doc Martens. Me quedaban grandes, pero aún así me las puse. De repente parecía una chica indie