Todos conocemos al delantero de nacionalidad francesa que milita en los Tigres de la UANL. Sí, Adré-Pierre Gignac. Hoy su compatriota Jérémy Ménez, convencido de la Liga MX llega al Club América.

El arribo de ambos al futbol mexicano, sucede en circunstancias muy distintas. Pues el ídolo regiomontano era un agente libre cuando decidió concretar con Tigres, y el equipo no desembolsó cantidad alguna por su transferencia; pero sí en su sueldo.

Según diversas fuentes, Gignac percibe alrededor 19 millones 603 mil pesos (un millón de euros netos) anualmente. Además, Tigres está obligado a darle cuatro viajes en avión redondos a Francia. Supuestamente el contrato incluye algunas prohibiciones relacionadas al marketing deportivo, pues sin autorización del club no podrá utilizar ni patrocinar marca alguna.

DTJmauLU0AAlaSX

No hay que olvidar la cláusula de derechos de imagen que se incluyó, pues es un tema que ha dañado a la Hacienda en España por casos con futbolistas. De esto, a diferencia de los jugadores “europeos” como Messi, Neymar y otros, que administran de manera independiente los ingresos que por este concepto generan, los tigres percibirán o perciben el 50%  del total de las ganancias por derechos de imagen de Gignac.

De las condiciones que pactaron el club América y Jérémy Méndez aún se desconocen muchos puntos; pero sabemos que los oriundos de Coapa no se arriesgan, y ya se ha filtrado información de que el contrato que se firmó tiene vigencia de un año, con posibilidad de ser renovado. Esto evidentemente se determinará de acuerdo al rendimiento del jugador.

“Feliz y orgulloso de poder ser parte del club más grande de México. Prometo a todos los azulcremas darlo todo por esta camiseta. Nos vemos muy pronto”

La cantidad que pagaron también dista, y se debe a que Jérémy viene directamente del Antalyaspor Kulübü de la Superliga de Turquía. Y su llegada se formalizó este viernes por la tarde; el monto de la transferencia se estima en 800 000 euros. Quizás más detalles sobre esta contratación irán saliendo a la luz en el transcurso del torneo.

andy_tigres_1023_tw

La decisión de venir a México no debe ser fácil, por ello la escasez de este tipo de contrataciones. Y no es que André- Pierre Gignac haya abierto las puertas, pero sin duda es un referente para algunos jugadores que están interesados en venir aquí. Tal como sucedió con el también francés Andy Delort, que llegó procedente del Caen convencido por Gignac. La intención era formar una dupla en la ofensiva de tigres, pero no respondió.

Se dice que su salida, además de no dar los resultados esperados, se debió a que nunca se sintió cómodo. El jugador reconoció que le faltaba “un poco de felicidad” porque ni él ni su familia consiguieron adaptarse a la vida en México.

Una opinión un poco diferente a lo que declaran muchos visitantes extranjeros.