Utilizar sin autorización una obra artística, musical o literaria tiene consecuencias legales y de índole económica. Esta actividad es mejor conocida como plagio, y es recurrente en la industria musical, pues los criterios para poder determinar si existe o no, no son totalmente claros.

No importa si se trata de un extracto o de la obra completa, a veces los parecidos entre canciones son evidentes; y a pesar de esto sigue ocurriendo, y hemos conocido sin fin de demandas para exigir el respeto a derechos de autor.

En pleno inicio de 2018, la banda británica Radiohead inició un proceso legal en contra de la intérprete Elizabeth Woolridge Grant, mejor conocida por su nombre artístico: Lana Del Rey, pues aseguran que ha plagiado la canción “Creep”.

Así fue como ella lo comunicó a sus seguidores a través de redes sociales:

“Lo de la demanda es cierto. Aunque sé que mi canción no fue inspirada por Creep, Radiohead cree que sí y quiere el 100% de los derechos. Ofrecí hasta el 40 en los últimos meses, pero sólo aceptarán el 100. Sus abogados han sido implacables, así que lo resolveremos en los tribunales”.

Thom Yorke, líder de Radiohaead, y el resto de la banda han rechazado las negociaciones y han exigido que se reconozca todo su crédito, según el diario.

Una reclamación de esta índole no solo involucra a la cantante, sino al autor que en este caso también es Lana del Rey que comparte autoría con Rick Nowels, Kieron Menzies y Dean Reid. A la productora del material o de la canción y a la editora.

La intención de lograr un acuerdo se hizo presente, pero no fue aceptado. Ahora deberá ser un tribunal el que determine que porcentaje les corresponde en caso de que realmente exista violación a derechos de autor.