La intención de contar con una marca registrada es lograr la posibilidad de ser identificado de manera directa por los consumidores de productos o servicios. Facilitando así el su consumo y por ende el crecimiento de la marca y del comercio.

Existen diversas situaciones por las que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) puede negar la petición de registrar un signo distintivo como marca. Entre estas posibilidades está el grado de confusión, que no es más que la similitud entre marcas:

Artículo 90.- No serán registrables como marca:

XVI.- Una marca que sea idéntica o semejante en grado de confusión a otra en trámite de registro presentada con anterioridad o a una registrada y vigente, aplicada a los mismos o similares productos o servicios. Sin embargo, sí podrá registrarse una marca que sea idéntica a otra ya registrada, si la solicitud es planteada por el mismo titular, para aplicarla a productos o servicios similares.

easyprincipal_ok_easy

Para determinar si dos signos distintivos son idénticos o son capaces de causar confusión, deben realizarse diversos estudios y análisis. Mismos que se centra en la composición de dichos signos: Gramática, gráfica, fonética.

Un claro ejemplo son las marcas EASY e IZZY son idénticas en cuando al elemento fonético,  lo cual sin duda confunde al público. Sin embargo existen formas para impedir que el Instituto niegue un registro.

La mejor es conocer a bien los servicios que cada marca ofertará; pues existe una lista de productos y servicios que los desglosa hecho que las aísla por el campo industrial al que pertenecen.

Además de esto, es indispensable resaltar la importancia de contar con un logotipo que incremente la distinción de un signo distintivo; pues como ya se dijo se evalúa gráficamente la marca, y el contar con un diseño sin duda incrementa su distinción.

Quizás este punto fue el que se hizo valer para que ambas marcas pueda co-existir, pues las se encuentran protegiendo la clase 38: telecomunicaciones.