Desde 1945, todos los días 15 de enero se celebra la inspiración, el trabajo y la creatividad de los compositores mexicanos: Día del compositor.

Aunque la celebración se realiza desde hace ya 53 años, no fue sino hasta 1983 (hace 35 años) que se formalizó el reconocimiento a los autores de esta manera.

La efeméride, fue promovida por la Asociación de Autores y Compositores de Música (SACM). Este día hace referencia a los autores de obras literarias, plásticas u otras, sino que se enfoca solamente a los compositores de música, que también son autores.

compositor

Algunos de los más reconocidos mexicanos compositores, son: Consuelito Velázquez, Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Armando Manzanero, Juan Gabriel, Álvaro Carrillo,  Gonzalo Curiel, Luis Arcaraz, Jesús “Chucho” Monge, Tomás Méndez, Alfonso Esparza Oteo, José Ángel Espinoza “Ferrusquilla”,  Víctor Cordero, Gabriel Ruiz,  Roberto Cantoral, José Manuel Figeroa, José Guadalupe Esparza. Entre muchos otros.

“El 7 de enero de ese año se constituyó el Sindicato Mexicano de Autores, Compositores y Editores de Música (SMACEM), sin embargo fue hasta el 15 de enero cuando se dio el registro oficial de la organización, lo que da origen a la conmemoración de este día.”

En 1949 se realizaron los ajustes necesarios para constituirse como una Asociación Civil, pues  legalmente una organización sindical no está autorizada para realizar cobros de derechos de ejecución pública, así apareció un nuevo organismo denominado  Sociedad de Autores y Compositores de México, A.C.

DIA_DEL_COMPOSITOR

Un compositor es el dueño y titular de los derechos que nacen al momento de crear una obra, tiene el derecho de obtener beneficios económicos por la comercialización de, en esta caso, sus composiciones. Así como la obligación de cualquier tercero a respetar la misma obra, sin hacer modificaciones, alteraciones o usos sin que antes el autor así lo disponga.

Lo más recomendable es registrar las creaciones ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor (INDAUTOR) con el fin de evitar conflictos futuros y para demostrar ante quien así lo solicite, que efectivamente se poseen derechos de autor sobre la obra y poder realizar las autorizaciones que más convengan.