La originalidad no es cualidad de todos, y el mundo de la propiedad intelectual es un buen ejemplo para demostrarlo. Es tan sabido que incluso la legislación permite de alguna manera que existan denominaciones similares en el comercio.

Si bien la ley de la propiedad industrial cuenta con un apartado que indica de manera explícita los supuestos en que el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, ente encargado de desahogar el procedimiento de registro de marca, podrá negar un registro, entre ellos está:

“Artículo 90.- No serán registrables como marca:

I.- …

XVI.- Una marca que sea idéntica o semejante en grado de confusión a otra en trámite de registro presentada con anterioridad o a una registrada y vigente, aplicada a los mismos o similares productos o servicios…”

zoe_2

El impedimento es claro, y evidentemente lo que pretende es impedir que el público que consume productos o servicios, caiga confundido precisamente por la existencia de marcas similares o idénticas.

Las alternativas para poder existir y ofertar marcas idénticas a otras son variadas, en primer lugar, que es la menos concurrente es la que el mismo artículo indica más adelante: sí podrá registrarse una marca que sea idéntica a otra ya registrada, si la solicitud es planteada por el mismo titular, para aplicarla a productos o servicios similares.

Pero si es presentada por un tercero totalmente ajeno, debes saber que es posible registrar una marca similar. Esto gracias a la Clasificación Internacional de Productos y Servicios con arreglo en NIZA, con el cual, podemos concretar y saber a bien qué tipo de servicios o productos realmente queremos proteger con la marca.

agua

Esto implica que las marcas se desenvuelvan en ámbitos comerciales que no convergen jamás, con ello no se deja de proteger al consumidor, sino que se encuentra protegido de cualquier confusión, pues las marcas son específicas en cuanto a la prestación de servicios.

Así que esta es la única manera de lograr el registro de marca idéntica a otra, siempre que amparen diferentes productos, evidentemente cuando se cuente con la autorización del titular de la marca que ya esté registrada, esto no será problema.