VidAngel es un servicio de filtrado de videos,  que permite a los usuarios seleccionar filtros que eliminan las instancias de contenido objetable como desnudos, blasfemias y violencia gráfica, de las grabaciones.

Sin embargo, la compañía se vio obligada a retirar su servicio de alquiler de videos “personalizable” en diciembre pasado después de que Disney, Lucasfilm, Warner Brothers y 20th Century Fox lo demandaron por alterar ilegalmente y transmitir su contenido.

La declaración de quiebra pone en marcha acciones legales contra VidAngel en suspenso mientras la compañía se reorganiza, informó Forbes.

vid-angel-screenshot2-1

En un comunicado, el CEO de VidAngel, Neal Harmon aseguró que: Es un paso importante para proteger a nuestra empresa, así como a sus acreedores, inversores y clientes, de los esfuerzos de los demandantes por negarles a las familias su derecho legal a mirar contenidos filtrados en dispositivos modernos”

“También nos da espacio para reorganizar nuestro negocio en torno a la nueva plataforma de transmisión, promocionar y perfeccionar la nueva tecnología y buscar una determinación legal de que el nuevo sistema es completamente legal y no está sujeto a la medida cautelar presentada en California”.

VidAngel recibió la orden de cerrar su sitio web a fines de 2016, pendiente de juicio. El 13 de junio de 2017, VidAngel anunció el lanzamiento de un nuevo servicio de suscripción mensual de $ 7.99 para filtrar contenido de servicios de transmisión de video como Netflix, Amazon Prime y posteriormente agregar filtros para Amazon Fire TV, Roku, Chromecast, Android TV y apple TV.

web-1850541

VidAngel argumenta que la ley “Famili Movie Act” de 2005 (FMA, por sus siglas en inglés) protege legalmente el derecho de los clientes a usar su servicio para filtrar películas. Dicen que, en virtud de las FMA, se les permite transmitir películas filtradas a los clientes, siempre que la película sea una copia autorizada que se vea en la privacidad de la casa y no se cree una copia filtrada permanente.

Quizás la ley que VidAngel argumenta se encuentra vigente y pueda fundar su actuar; sin embargo no hay que olvidar los derechos de autores y productores, mismo que determinan y deciden o aceptan los cambios y modificaciones que sobre sus creaciones puedan realizarse.