En los últimos años hemos visto una creciente en la oferta de productos que imitan a los originales; sin embargo su producción y creación son realizadas desde el extranjero. El reclamo por violación a derechos industriales es posible.

El producto ofertado es en esencia el mismo, pero su presentación al público no tiene por qué imitar a otro ya existente mientras éste último cuente con un registro de marca.

Un ejemplo muy claro son los cigarrillos, que han entrado con gran auge a un mercado que consume y consume tabaco. Entendemos que la calidad del producto no es la misma, pero ¿cómo realizar estos reclamos si las marcas son, o parecieran ser extranjeras?

maxresdefault

En principio la ley de la propiedad industrial, cataloga como competencia desleal o piratería a los actos que se mencionan a continuación:

De las Infracciones y Sanciones Administrativas Artículo 213.- Son infracciones administrativas:

“I.- Realizar actos contrarios a los buenos usos y costumbres en la industria, comercio y servicios que impliquen competencia desleal y que se relacionen con la materia que esta Ley regula;

XXVI.- Usar la combinación de signos distintivos, elementos operativos y de imagen, que permitan identificar productos o servicios iguales o similares en grado de confusión a otros protegidos por esta Ley y que por su uso causen o induzcan al público a confusión, error o engaño, por hacer creer o suponer la existencia de una relación entre el titular de los derechos protegidos y el usuario no autorizado. El uso de tales elementos operativos y de imagen en la forma indicada constituye competencia desleal en los términos de la fracción I de este mismo artículo”

Sin embargo las prácticas desleales no son solamente el uso de tales elementos que puedan causar confusión, pues de ser así podrían realizarse las reclamaciones únicamente a quienes las fabriquen y empaque.

2015-04-21_10-04-46___6294

La distribución y comercialización de igual manera constituyen una violación a derechos de propiedad industrial, que consistirán ya en la comisión de un delito:

Artículo 223.- Son delitos:

III. Producir, almacenar, transportar, introducir al país, distribuir o vender, en forma dolosa y con fin de especulación comercial, objetos que ostenten falsificaciones de marcas protegidas por esta Ley, así como aportar o proveer de cualquier forma, a sabiendas, materias primas o insumos destinados a la producción de objetos que ostenten falsificaciones de marcas protegidas por esta Ley.

Estos son solo algunos modos de frenar la piratería, considerando que la comisión de estos actos posibilita la participación de diversos agentes.