Brooke Amelia Peterson tiene un canal en la página youtube, donde a menudo sube sus propias grabaciones: La semana pasada subió un video donde se aprecia el nuevo i phone X, mismo que saldrá a la venta a principio del mes de noviembre.

Amelia es hija de un ingeniero que trabaja para Apple, quien ha trabajado en varias de las características del nuevo teléfono, el cual solo algunos trabajadores de la compañía conocen y han tenido el privilegio de usarlo.

Amelia acompañó a su padre a las oficinas de la compañía de la manzana mordida, ubicadas en Palo Alto, California. Fuen en ese momento cuando la joven tuvo acceso al dispositivo, lo grabó, describió y mostró a todo el mundo cómo será. Esto no le viene bien a ninguna empresa, por ello despidieron al padre argumentando que reveló secretos de la compañía.

IPHONE

A la pequeña, solo la obligaron a eliminar el video. El sábado pasado, Brooke pidió disculpas públicamente, reconoció su error y el de su padre y respetó la decisión de Apple.

El secreto o secreto industrial es una figura jurídica que también encontramos en el derecho mexicano:

Se considera secreto industrial a toda información de aplicación industrial o comercial que guarde una persona física o moral con carácter confidencial, que le signifique obtener o mantener una ventaja competitiva o económica frente a terceros en la realización de actividades económicas y respecto de la cual haya adoptado los medios o sistemas suficientes para preservar su confidencialidad y el acceso restringido a la misma.

Toda persona que, con motivo de su trabajo, empleo, cargo, puesto, desempeño de su profesión o relación de negocios, tenga acceso a un secreto industrial del cual se le haya prevenido sobre su confidencialidad, deberá abstenerse de revelarlo sin causa justificada y sin consentimiento de la persona que guarde dicho secreto, o de su usuario autorizado.

candado1-200236_960x447

A pesar de que no se trató del trabajador quien reveló el secreto, no tomó las medidas necesarias para resguardarla información, en este caso, el iphone X.

El despido del trabajador por esta causa, se justifica únicamente si se le hizo saber que al laborar allí debía mantener toda la información como confidencial.

Pero el perder el trabajo debería ser lo que menos le preocupa, pues estos actos (recelar secretos) están sancionados con las leyes penales. Así lo establece el Código Penal Federal Mexicano:

Artículo 210. .- Se impondrán de treinta a doscientas jornadas de trabajo en favor de la comunidad, al que sin justa causa, con perjuicio de alguien y sin consentimiento del que pueda resultar perjudicado, revele algún secreto o comunicación reservada que conoce o ha recibido con motivo de su empleo, cargo o puesto.