El escritor estadounidense famoso por sus historias de terror, ha iniciado un proceso para recuperar derechos autorales de varios de sus trabajos de alto perfil, como: The Dead Zone, Cujo, Creepshow, Children of the Corn, Cat’s Eye y Firestarter.

Según reportan diversos medios, el pasado 31 de agosto el autor envió documentos mediante los cuales pretende dar por terminadas las autorizaciones y licencias que otorgó para realizar las cintas que menciono; los documentos enviados tendrán vigencia a partir del 1 de septiembre de 2018.

Lo que resulta de estas notificaciones si es cierto el rumor, es que Stephen poseerá de nueva cuenta la totalidad de sus derechos patrimoniales es decir de explotación y uso, lo que provoca que las productoras que realizaron las películas mencionadas no puedan realizar nuevas versiones o secuelas.

Sin embargo sí podrán seguir distribuyendo y explotando las que ya existen.

list_640px

“En otras palabras, después del 1 de septiembre de 2018, si un estudio quisiera hacer una secuela o remake de cualquiera de estas películas, tendrían que regresar a Stephen King y hacer un nuevo acuerdo”

Se dice que los términos en que fueron otorgadas cada una de las licencias tienen una parte complicada: la terminación sólo afecta a los derechos de EE.UU.  Si un estudio quiere hacer una secuela de Dead Zone , por ejemplo, pero sólo pretende lanzarla fuera de los Estados Unidos, podría, en teoría, hacerlo.

Ya que estas autorizaciones preven el territorio dentro del cual tendrá aplicación y vigencia la explotación de las obras licenciadas. Sin embargo es solo una especulación, ya que los documentos firmados aún contienen información desconocida.

images

Un mejor ejemplo de lo que sucede con la terminación de una relación como esta, es la película “It” o “eso” como fue conocida en Latinoamérica. Que es una obra que se publicó en 1986 y fue adaptada a guión y estrenada como película en 1990. Después de transcurrido cierto tiempo, ahora en 2017 se estrenará la segunda adaptación y quizás sea por las misma cuestiones, aunque la información se desconoce.

Así que es posible que en los próximos años veamos nueva versiones de las películas que ya conocemos.