El desenlace de esta disputa por derechos de autor, después de dos años de juicio.

El fotógrafo británico ganó la batalla legal que PETA, organización creada con el propósito de exigir y hacer respetar derechos de animales, inició en su contra por supuestamente utilizar sin autorización una fotografía del mono llamado “Naruto”.

Esta fotografía tenía la peculiar característica de haber sido tomada por el mismo animal, cuando David Slater descuidó su cámara y Naruto aprovechó para curiosear y al oprimir los botones correctos, la activó, creando una fotografía inigualable.

Captura de pantalla 2017-09-13 a las 18.13.25

La titularidad de derechos y beneficios provocados por uso y explotación de una obra artística corresponde al autor así lo dicen las leyes protectoras de estos derechos, mismos que la organización “Personas por el Trato Ético de los Animales” argumentaba le correspondían al Mono.

Ante esta situación iniciaron una demanda en contra del fotógrafo con el objetivo de que estos ingresos beneficiaran a Naruto. En la cual PETA utilizaba el argumento de que la autoría era del simio por lo que debía beneficiarse. Hecho que Slater no concebía pues él fue quien colocó el tripié y se alejó para ver qué sucedía.

EL Tribunal no aceptó esta posición y su fallo dictó que un animal no puede poseer derechos de autor. Sin embargo el lunes pasado ambas partes lograron llegar a un acuerdo, para no alargar más el proceso.

images

Slater aceptó donar 25% de cualquier ingreso futuro que genere la fotografía.

“Slater donará 25% de los ingresos futuros por la ‘selfie del mono’ a organizaciones de caridad dedicadas a proteger y a mejorar el bienestar y hábitat de Naruto y de los macacos negros con cresta de Indonesia”, indicó el comunicado publicado el lunes.

“El caso histórico de PETA generó un debate a nivel internacional sobre la necesidad de extender los derechos fundamentales a los animales para su propio bien y no en relación a cómo pueden ser explotados por los seres humanos”, manifestó el abogado de PETA, Jeff Kerr.