Una de las finalidades de la propiedad intelectual es evitar que surjan conflictos legales por la creación de: obras artísticas, literarias, invenciones; marcas o avisos comerciales. Sin duda el ejercicio de derechos de propiedad intelectual, es preferible que se realice a manera de prevención y no al momento de que surjan dichos conflictos.

La mayoría de las personas acuden con especialistas en propiedad intelectual cuando tiene problemas legales, pero la realidad es que pueden hacerlo mucho antes de eso, pues una de las virtudes de esta rama del derecho es poder evitarlos con documentos oficiales y totalmente legales, como lo son los Certificados y Títulos que emiten autoridades como el Instituto Nacional del Derecho de Autor y el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

Foco-mano-cabeza

La posibilidad de lograr que una marca, un nombre artístico, una obra artística, un nombre de programa de televisión etcétera, sea del uso exclusivo de una persona, no requiere, en principio mayores facultades que presentar una solicitud y cubrir los requisitos que la ley estipula.

Esto no quiere decir que los certificados o títulos que otorgan dichos institutos sean irrevocables, pues entendemos que, dada la “facilidad” con que son emitidos un tercero malintencionado podría solicitarlos sin mayores complicaciones. Y a pesar de que puede y de hecho sucede así, existen procedimientos legales que garantizan la resolución de cualquier conflicto.

 Es por ello que hacemos énfasis en que se realice con anticipación a cualquier problema legal.

shutterstock_81193486

Esto ocurre también con las marcas comerciales, mismas que para poder ser utilizadas de manera exclusiva por un prestador de productos o servicios, requiere solicitar el registro ante la autoridad competente. Una vez hecho esto podrá explotar la marca a su discreción y en los términos solicitados. Esto no quiere decir que antes de su registro no pueda utilizarla, porque en efecto puede hacerlo; sin embargo, también podrá ser objeto de diversos conflictos legas pero que iniciarán en su contra y no serán iniciados por su propio interés.

Las resoluciones que emita cada autoridad, relacionadas a la violación de derechos en propiedad intelectual, deberán ser congruentes y constarán de un análisis riguroso de las pruebas que cada parte ofrezca, pues el objetivo es garantizar el ejercicio este derecho así como el reconocimiento como autor o inventor.