La creación de una obra artística o literaria, es un trabajo que comienza mucho antes de sentarse a plasmarlo, antes de eso existen ideas, redacción,  composición, borradores, y mucha imaginación.

La apertura de los medios de comunicación permite que escritores, músicos, pintores, músicos y hasta diseñadores web promocionen la calidad de su trabajo mostrando diversas creaciones, pero no es suficiente para asegurar que serán recompensados.

Todos ellos están conscientes de que en algún momento éstas les podrían genera una remuneración económica. Nadie sabe cuánto podrían generar, pero no hay que descuidar ningún asunto porque podrían perder la posibilidad.

DSCF4663

El derecho de autor es aquel reconocimiento que el estado otorga al creador de obras literarias, musicales, artísticas, así como los permisos de uso de nombre de alguna empresa, artista o concepto de espectáculo. Así como lo explica Marco Antonio Gallardo Robledo, encargado del módulo del Instituto Nacional del Autor (Indautor) en Morelia.

“En el Indautor lo que hacemos es brindar certificados a los creadores de alguna obra, esto les permite tener un respaldo de su trabajo y creación, ya que muchos de estos llegan a generar ganancias o reconocimientos”

A través del registro que se realiza ante dicho instituto es como se logra la obtención de un Certificado que reconoce a una persona física como autora. Aun así, muchos de estos personajes no acuden a realizar el registro.

La consecuencia más fatal es que alguien más se la adjudique, y sea esta otra persona quien disfrute de los provechos que una obra puede generar. Además de lo económico, el peligro de que se desconozca al verdadero autor es un riesgo latente.

images

Para recuperar la titularidad de una obra que efectivamente haya sido registrada por una persona distinta al autor, es necesario iniciar procedimientos legales que garantizan la restitución del derecho al autor original, sin embargo es tardado y costoso, cuestión que puede medianamente contenerse; pero cuando no se cuenten con pruebas como bocetos, borradores o cualquier otro, se dificulta en gran medida.

Tanto que ponen en riesgo el trabajo de mucho tiempo, sin meditarlo. Por ello lo más recomendable es obtener el Certificado de Registro de Obra que otorga Indautor, pues no se corre riesgo alguno de perder ingresos.