El es José Armando López Martínez y cuenta con 171 registros ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, que certifican la invención y mejoramiento de diversos drones, motores de combustión, eléctricos o híbridos, y un dispositivo de inteligencia artificial.

El estudiante mexicano cursa el cuarto semestre en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la UANL, y ya ha solicitado el registro de invenciones ante el IMPI, al parecer suman más de un centenar. Y por ello es apodado “Pepe Patentes”.

extra

Para que una invención sea considerada patente debe superar diversos exámenes, pues los lineamientos para determinar que efectivamente lo es, son precisos. La Ley de la Propiedad Industrial expresa:

“Se considera invención toda creación humana que permita transformar la materia o la energía que existe en la naturaleza, para su aprovechamiento por el hombre y satisfacer sus necesidades concretas ySerán patentables las invenciones que sean nuevas, resultado de una actividad inventiva y susceptibles de aplicación industrial”.

En dado caso de que la invención perteneciera a otro campo de la propiedad industrial, el mismo Instituto lo señalará; esto otro campo podrían ser: El modelo de utilidad, se consideran modelos de utilidad los objetos, utensilios, aparatos o herramientas que, como resultado de una modificación en su disposición, configuración, estructura o forma, presenten una función diferente respecto de las partes que lo integran o ventajas en cuanto a su utilidad.

La UANL dijo que aproximadamente hace 3 años, el estudiante comenzó a solicitar el registro de aproximadamente 171 inventos, de los cuales 23 continúan siendo evaluados de manera positiva, y se encuentran en segunda y tercera etapa.

Me siento atónito porque de la noche a la mañana fue como  ¡pum!, ¿y qué hago?, no sé, fue algo muy repentino […] porque de cinco a seis meses para acá se me ocurrían de cinco a seis cosas diarias y ya las documentaba la computadora.

Captura de pantalla 2017-07-31 a las 19.20.04

También evolucionó un drone para que dure hasta dos horas volando, cuando los actuales sólo aguantan alrededor de 15 minutos, esto gracias a que le implementó celdas solares que prolongan su vuelo.

Otro ejemplo más para entender la importancia de registrar invenciones y creaciones artísticas que todo el ámbito de la propiedad intelectual permite.