Shigetaka Kurita es el creador de los famosos emojis, que son sin duda una forma de expresión virtual que de alguna manera sustituyen al idioma de todos los días.

Un emoji es un símbolo de origen japonés que en realidad se trata de una imagen de 12 x 12 píxeles de tamaño. Se presenta en formato Unicode, el mismo de los caracteres del idioma nipón y también del chino.

emoji

No son signos divertidos que sirven para amenizar nuestros mensajes virtuales, ya que considera que podrían llegar a funcionar como un idioma que una a todos los ciudadanos del planeta. Así es como platica un poco del momento:

«Todo empezó porque en Japón, a mediados de los 90, y antes de que se popularizaran los móviles, existían unos buscas llamados Pocket Bells muy usados por la gente joven, en parte porque tenían el símbolo del corazón.

Pero entonces sacaron una nueva versión más dirigida a los negocios y lo quitaron. Los usuarios jóvenes pusieron el grito en el cielo, dejaron DoCoMo y se pasaron a una compañía que mantuvo el corazón».

El japonés creó los primeros 176 emojis porque la empresa para la que trabajaba en ese entonces NTT DOCOMO, se los pidió. Y hoy en día son utilizados por la gran mayoría de las plataformas digitales de mensajería. Los primeros “emoticones” fueron lanzados para los teléfonos celulares que había en 1999; y estás fueron el preámbulo para el crecimiento exponencial que conocemos hoy en día de este lenguaje.

El verdadero autor de todos ellos, no percibe un solo yen por el uso y explotación de las pequeñas imágenes. “Los hice para Japón, nunca pensé que serían un fenómeno global”. Quizás es por esta razón que no se firmó algún documento que respaldara su autoría.

image5813cffe79e1e7.35085352

Su uso se ha extendido alrededor del mundo, tanto que se considera que el 90% de la población los utiliza, “Es algo que me alegra -defiende-, las letras y los caracteres de los distintos alfabetos no son objeto de derechos de autor, así que los emojis tampoco deben serlo. Los creé para que fueran de dominio público y me enorgullece que así haya sido”.

«Primero hice una lista de todos los pictogramas necesarios, la reduje a unos 200 y pensé en el diseño. Había que representarlos en 12×12, lo cual limitaba mucho la creatividad y hacía que fueran pocas las variaciones posibles. Fue complicado expresarse en 12×12»

Nunca sabes hasta dónde pueden llegar tus creaciones, por ello es importante tomar previsiones para no perder ingresos cuando dichas creaciones sean utilizadas.