Una de las formas de lograr que la obra de un autor se dé a conocer, sea divulgada y exhibida es a través de terceros. Pero es importante saber qué tipo de contrato celebrar, y esto dependerá de las características propias de la obra y del objetivo.

Las obras artísticas o literarias, por su composición son divulgadas de distintas formas y en diversos formatos, a continuación te mencionamos los contratos que debes saber existen, para lograr el objetivo y siempre estar protegido de malos intencionados.

Hay punto importante que atender antes, y es acerca de los temas que puedan generar algún tipo de controversia o duda en el o los contratos que se celebren, ante esta contingencia siempre prevalecerá la cuestión que más favorezca al autor.

th (2)

Algunos contratos de los cuales debes saber su existencia son los llamados de Edición de Obra Literaria, y se da  cuando el autor o el titular de los derechos patrimoniales, en su caso, se obliga a entregar una obra a un editor y éste, a su vez, se obliga a reproducirla, distribuirla y venderla cubriendo al titular del derecho patrimonial las prestaciones convenidas.

Un contrato más que no debes desconocer es otro muy similar, y es el contrato de obra musical es aquél por el que el autor o el titular del derecho patrimonial, en su caso, cede al editor el derecho de reproducción y lo faculta para realizar la fijación y reproducción fonomecánica de la obra, su sincronización audiovisual, comunicación pública, traducción, arreglo o adaptación y cualquier otra forma de explotación que se encuentre prevista en el contrato. Y así es como el editor se obliga a divulgar la obra por todos los medios a su alcance.

lupa

Los mencionados son los más comunes; pero el contrato que se celebra para realizar una presentación teatral, es el contrato de representación escénica, en éste el autor o el titular del derecho patrimonial, en su caso, concede a una persona física o moral, llamada empresario, el derecho de representar o ejecutar públicamente una obra literaria, musical, literario musical, dramática, dramático musical, de danza, pantomímica o coreográfica, por una contraprestación.

Todos hemos sido testigos de las transmutaciones de obras literarias a obras audiovisuales, y muchas de estas adaptaciones son de gran éxito. Por el contrato de producción audiovisual, los autores o los titulares de los derechos patrimoniales, en su caso, ceden en exclusiva al productor los derechos patrimoniales de reproducción, distribución, comunicación pública y subtitulado de la obra audiovisual, salvo pacto en contrario.

images (1)

Estos son solo algunos de los muchos contratos que puedes celebrar para explotar una obra, y sin importar cuál sea tu intención de difundirla y explotarla, debes saber que existen leyes que te amparan fernte a empresarios o productores; pero también hay derechos que protegen a los productores. Por ello debes acercarte a un experto para pulir la intención bajo los mejores términos.