Hace unos días, las hermanas Kendall y Kylie Jenner pusieron a la venta playeras con diseños nada comunes; en las prendas aparecieron los rostros de músicos icónicos del Rock, lo cual podría ser motivo de diversas demandas.

En dichas prendas se pueden ver los emblemas, nombre e imágenes de bandas como “The Doors” “Pink Floyd” “Metallica” y de músicos como Ozzy Osbourne, Jim Morrison entre otros, al parecer sin las autorizaciones que para estas situaciones se requiere.

Estas playeras además de lo anterior, llevan impresa en el fondo el rostro de las caras de las hijas de Kris y Caitlyn Jenner, lo que molestó no solo a los seguidores y fans de las bandas, también a los familiares y a quienes administran y poseen los derechos sobre las denominaciones, y las imágenes.

Captura de pantalla 2017-07-03 a las 19.12.47

El nombre de una banda, además de ser usada para fines artísticos, la gran mayoría de las veces resulta ser también una marca gracias al registro que previamente se realiza. Por ello es que la posibilidad de demandas incrementa.

Esta no es la única violación a derechos de autor que cometen las hermanas Jenner, pues también cometen violación a derechos de la propia imagen; pues para utilizar la imagen de los personajes, debió mediar su consentimiento, donde se establezcan usos y fines. En el caso de los personajes ya fallecidos, podrían hacer el reclamo sus familiares o quienes administran estos derechos.

No solo se violan derechos de autor de las bandas y de los cantantes, sino también de los fotógrafos. Como se puede apreciar, las impresiones de las playeras son portadas de discos, donde previamente un fotógrafo capturó la imagen física de personajes como Jim Morrison y Ozzy Osborn. Esta fotografía le otorga derechos de autor a quien la capturó.

Captura de pantalla 2017-07-03 a las 19.13.48

Hecho por el que, al ser alterada recae en la ilegalidad, ya que las modificaciones y alteraciones de una obra quedan a discreción del autor, en este caso al fotógrafo.

El problema incrementa cuando el fin es comercializar las prendas y obtener lucro directo de los usos indebidos que realizan. Por lo que en primera instancia podrían demandar por piratería o bien por uso no autorizado de marca registradas, por uso no autorizado de imagen, etc.

A pesar de que las playeras ya fueron, supuestamente, retiradas, existen datos que comprueban los hechos que ocurrieron, por ello creemos que si no es a través de una demanda que se realicen exigencias, los interesados podrían concluir el asunto llegando a un acuerdo.