Tanto en la propiedad industrial como en la legislación que protege derechos de autor, ambas ramas de la Propiedad Intelectual, lo más importantes es la invención o creación de objetos novedosos u obras originales.

Comencemos por tratar los detalles dentro de la propiedad industrial. Es el conjunto de leyes y reglamentos que el estado otorga o reconoce a favor de una persona física o Moral, sobre invenciones como patentes, modelos de utilidad y diseños industriales o signos distintivos que tienen uso en la industria como las marcas, los avisos comerciales etc.

Mientras que los derechos de autor regulan y protegen a creadores de obras artísticas y literarias; ya sean literarias, musicales, dramáticas, de danza, dibujos, pictóricas, arquitectónica etc.

ar_propiedad_intelectual_propiedad_intelectual_corporacion_creativa

La generalidad en ambas materias, o mejor dicho uno de los puntos importantes para ser reconocido como inventor o autor es la originalidad. En ambas materias es una de las cualidades más importantes para poder ostentar dichos títulos.

Por ejemplo, en el registro de marcas es importante que el signo distintivo, ya sea denominación o logotipo no sea idéntico o confundible con otra ya existente, pues el registro no procederá. Así también para el registro de una patente o un modelo de utilidad, cuya característica es que se trate de invenciones que no existan ya en la industria.

Copyright

En los derechos de autor sucede algo similar, pues las obras literarias o artísticas son originales por sí mismas, ya que es un tanto imposible que varias personas expresen a través del arte la misma idea. Es cuando la originalidad no se pone a discusión.

La importancia de contar con la protección de la ley cualquiera que sea el caso, es algo muy importante pues contamos con herramientas para ser los beneficiarios de la explotación de las creaciones.