Hay marcas en el comercio que muestran sus productos de manera tan original que su aspecto debe ser protegido.

Sencillo es reconocer una marca, la originalidad del nombre o de su diseños hace más fácil ubicarlos y recordarlos. Esto no suficiente para algunos productos, que por competencia deben considerar una variación en su marca.

Para estos casos existe diferentes formas de proteger una marca, la más conocida y utilizada la marca mixta: compuesta de una denominación y un diseño; también están las marcas nominativas: que solamente se componen de palabras; y las innominadas que únicamente son un diseño.

panditas

Pero seguramente alguna vez has visto productos que tiene una estructura diferente a pesar de ser productos tan comunes. Esto se debe a que su comercialización es tan común que es necesario proteger la marca de manera subjetiva.

La propiedad industrial se caracteriza por tener un apartado que permite usar y explotar de manera exclusiva denominaciones para ofertar productos o servicios; ya sea como marca o como aviso comercial. Esto después de que las instituciones que atienden los procedimientos así lo determinen.

Entre las marcas que pueden ser objeto de protección se encuentran las llamadas marcas tridimensionales, que son todas aquellas con protegen la forma o figura como marca, quedan incluidos como formas tridimensionales los envoltorios, empaques, envases, la forma o la presentación de los productos.

Ejemplos de esto sobran en el comercio:

tumblr_inline_njv8qlymyD1t9pktx

Cuando de pretende realizar el registro de una marca con las características de una tridimensional, debe presentarse junto a la solicitud ejemplares de la marca que se pretenda registrar, además de los requisitos que ordinariamente exige la Ley Propiedad Industrial y su Reglamento.