En 2011 se conoció el auto-retrato que un primate se tomó con la cámara del David Slater. Misma por la que comenzaron a discutirse temas acerca de la autoría del retrato.

Desde al año 2014, se inició una batalla legal para determinar quién o quiénes poseen potestad sobre la imagen. En principio fue el propio David quien se reconocía como tal; pero después de una primera sentencia se determinó que la fotografía es de domino público.

La situación permite que cualquier persona utilice la fotografía para lo fines que se prefieran sin que se genere algún tipo de ganancia. Hecho que a David lo ha llevado a declararse en banca rota.

naru

La organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA, por su sigla en inglés) de nueva cuenta reclamó el reconocimiento en favor del animal, a través de un recurso presentado el pasado miércoles en el tribunal federal de San Francisco (California).

El objetivo de la organización es que el macaco sea titular de los derechos, y así poder administrarlos en su favor y lograr que los ingresos generen beneficios de el macaco y toda su comunidad. La organización tomó esta decisión después de que Antje Engelhardt, cuidadora de Naruto durante años, decidiese no seguir representando legalmente al macaco por motivos que las partes no han querido esclarecer.

“Las fotos son de quien las haya tomado y eso se aplica a Naruto, aunque no sea un ser humano” Es el argumento que utiliza PETA, para hacer énfasis en que las leyes de copyright de los Estados Unidos, no prohiben explícitamente la posibilidad de que un animal sea titular de derechos de autor.

naruto-fotografo

“No puedo permitirme renovar mi equipo. Se ha vuelto embarazoso”. “Me robaron esa imagen. La están usando por todas partes, pero nadie quiere pagar por ella. Ahora me quiere quitar el poco dinero y la poca dignidad que me quedan” ha expresado el fotógrafo.

Seguiremos este tema hasta el final, ya que podría tratarse de un parteaguas en la legislación internacional sobre derechos de propiedad intelectual.