El artefacto que ha cobrado fama durante las últimas semanas es la invención de una ciudadana estadounidense, que desafortunadamente ya no percibe regalías por su explotación.

El derecho de un creador o inventor a percibir regalías, es sin duda uno de los más importantes; sin embargo Catherine Hettinger, originaria de Florida, Estados Unidos ha dicho que no recibe un solo peso por su creación.

spin

Hace años, registró la patente y le fue concedida, y en algunas partes del mundo la legislación permite la renovación o ampliación del término para que el inventor pueda continuar, por unos años más, verse beneficiado con la explotación de su invención.

Pero hace 20 años Catherine no contaba con400 dólares (7 mil 200 pesos) dinero que se exige para iniciar con su trámite de renovación, por lo que cuando estuvo a punto de caducar, otorgó a un tercero el derecho a renovarla pero a nombre de este tercero.

muchos

Si bien no parece ser lo más justo, sin duda la cesión de derechos debió estar apegada a derecho. Siempre hay que entender el alcance de cada cesión o autorización para usar y explotar cualquier invención.

A pesar de que nadie se adjudica tal invención, puesto que lo prohibe la ley, ella no puede hacer cobro a las grandes empresas como Hasbro, quien fuera su primera opción para vender su patentes y la rechazaron. Ahora esta misma empresa se beneficia del invento.