Las obras de Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, son de dominio público hace bastantes años; sin embargo una televisora en España ha cobrado regalías por derechos de autor.

Así es, en España se han grabado obras musicales que ya no están sujetas a derechos de autor por haber cumplido el término que por ley poseen, y las tratan como si fueran originales, con el pretexto de cobrar regalías cuando estas nuevas grabaciones sean objeto de alguna sincronización o uso diverso.

Mediante el fraude conocido como “la rueda de las televisiones” se obtenían ingresos millonarios por los derechos de autor de canciones emitidas en programas nocturnos de televisión mediante el registro “fraudulento” de temas musicales, en ocasiones de dominio público, supuestamente modificados.

mds-IMC2173_2

En concreto con “La Rueda” se registraban como si fueran obras nuevas y al emitirse generaban derechos de autor como temas originales.

Es lo que dictó el Juez Ismael Moreno el miércoles pasado en sus autos de prisión provisional en contra de tres socios de la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores):el pianista gaditano Manuel Carrasco, el compositor Fernando Bermúdez y el productor Rafael Tena.

Las obras musicales plagiadas se registraban a nombre de familiares y gente sin conocimientos musicales, y bajo diferentes editoriales pertenecientes a los investigados.

El juez considera que “esta cesión de derechos es la verdadera motivación de las cadenas de TV para emitir los repertorios musicales de los investigados, ya que en virtud de la misma, se convierten en titulares de derechos y por ende receptores de una cantidad económica por parte de la SGAE como consecuencia de sus propias emisiones, retorno”

tele

Entre las obras de las cuales hay constancia de que han sido objeto de este fraude, está el tema “Adagio in E Major KV 261″  creado por Wolfgang Amadeus Mozart.

El investigado Fernando Bermúdez recibe el 75% correspondiente a un 50% de la parte autoral (como “arreglador”) y un 25% de la parte editorial a través de su empresa Eurodelta, compartida con Manuel Carrasco. El 25% restante es para RTVE que también figura como editora.