A petición del gobierno español, el buscador Google, retiró portales que daban acceso a contenido pirata.

Google tiene la respuesta para cualquier duda y asunto, tan es así que inclusive cuando buscamos hacer uso de obras artísticas o musicales sin las autorizaciones que se requieren, el portal muestra diversos enlaces digitales que cumplen con lo que necesitamos, lo que incluye que en sus respuestas se muestren sitios ilegales.

Por estas acciones, o mejor dicho, por no evitar que direcciones que violan derechos intelectuales sean mostradas en el buscador, se la ha acusado a google en muchas ocasiones, de no hacer frente como debería. De no luchar con suficiente dureza contra la piratería, o incluso de contribuir a ella.

pirata

Ante tal cuestión, la empresa ha salido a defender su causa, haciendo público un informe de transparencia sobre sus acciones. Resulta que en seis años —entre marzo de 2011 y junio de 2017— ha retirado 2.421 millones de URL, esto no es mas que direcciones de páginas que vulneran derechos de autor.

Las medidas son tomadas de acuerdo al nivel de exigencia de los usuarios, es decir que se realiza a través de quejas, que han pasado de algo más de un millón en junio de 2012 a 20,7 millones hace un mes, en mayo de 2017, con una tendencia al alza casi constante a lo largo de los años.

Además de las cifras publicadas, Google menciona la manera en que se realiza el procedimiento desde el estudio de la queja, hasta el retiro del URL del buscador.

…si ha sido rellenada correctamente (solicitud) y no hay errores, retira el contenido y avisa al dueño de la web; si este presenta una “contranotificación”, el equipo de Google la valora y decide si volver a poner a disposición el material. A partir de ahí, si el dueño de los derechos continúa convencido de que se trata de piratería, puede acudir a la vía judicial.

redes

Cabe resaltar que además que no solo se reciben quejas de autores o titulares de derechos de autor, sino que también de tribunales y autoridades gubernamentales.

“Las solicitudes gubernamentales a menudo intentan evitar la publicación de contenido político y críticas al Gobierno. Para ello, los representantes del Ejecutivo alegan motivos de difamación, privacidad e incluso de infracción de derechos de autor” Aclaró el buscador.

Las solicitudes gubernamentales de retirada de contenido van dirigidas sobre todo a tres canales: YouTube, el portal de blogs Blogger y la propia búsqueda en Google. Y han venido en aumento tomando en cuenta los siguientes datos: diciembre de 2009 (primer dato disponible, 1.062) y hasta se duplicaron entre junio de 2015 y el mismo mes de 2016: de 3.467 a 6.552,