El arresto de Luis Miguel que sucedió en esta semana, se debe a la demanda que su ex representante interpuso contra él, por incumplir al contrato que celebraron hace algunos años.

La orden de arresto contra el Sol, se debió a que el cantante se ha negado en repetidas ocasiones a comparecer ante los tribunales, esto se desató por el incumplimiento al contrato con su ex manager William Brockhaus, quien le exige el pago por un millón de dólares.

El artista fue puesto en libertad después de abonar la fianza y presentarse ante la juez Virginia A. Phillips. El aviso de esta detención, se realizó el día 24 de marzo, donde el aviso dictaba que si no se presentaba ese mismo día en la audiencia que estaba prevista en la ciudad californiana, se notificaría a las fuerzas de seguridad para proceder a su detención.

La orden fue emitida por desacato, dado el incumplimiento al contrato de representación que daba vida a la relación contractual entre el cantante y William Brockhaus durante 2013 y 2015.

luismi_vs_william

Por ello, Luis Miguel se presentó con posterioridad a una Corte en la ciudad de los Ángeles; sin embargo fue liberado después de unas horas tras haber pagado una fianza de un millón de dólares.

Rafael Heredia, al actual abogado del intérprete, ha indicó que Luis Miguel no tenía ningún tipo de asesoría legal en lo que se refiere a las citaciones en la Corte. Por ello no estaba actualizado de las exigencias del juzgado.

“El señor Luis Miguel no había sido ayudado, legalmente no tenía un abogado, no es que no quisiera venir (a la Corte), no sabía, sus representantes lo abandonaron. Él decidió antenoche (domingo) que se quería presentar y yo le recomendé que era lo más importante. “Ya se presentó hoy (ayer), le fijaron una fianza, tiene que venir a firmar y lo citaron de nueva cuenta el próximo jueves (11 de mayo) a las nueve de la mañana para tratar de terminar ya con este asunto” comentó Heredia.

la-haya

El pago de esta fianza, se realiza con el propósito de evitar que sea detenido mientras se desarrolla el procedimiento, y es una manera de asegurar su presencia en la próximas audiencias, de lo contrario deberá desembolsar unos millones más por cada ausencia.

“Si no se presenta va a tener que pagar un millón de dólares a la Corte. El próximo jueves a las nueve de la mañana habrá una audiencia en donde se le va a interrogar”, dijo Amy B. Messigian abogada de William Brockhaus.