Sea cual sea la invención o la persona que la inventa, se deben conocer las características de sus innovaciones, para de este modo contar con la adecuada protección de la ley.

Por lógica podemos entender que existen diversos “niveles” de invención; es decir que algunos inventos no son tan nuevos como creemos, pues son tomados de mecanismos que ya existían, o hay otros que en definitiva nunca antes se habían visto.

La ley que ampara y rige la protección de los derechos de innovadores e inventores, logra describir y catalogar cada uno de estos niveles de invención, tan es así que de acuerdo a sus características será el tiempo que pueda ser explotada por el inventor para su propio beneficio.

Pues la persona física que realice una invención tendrán el derecho exclusivo de su explotación en su provecho, por sí o por otros con su consentimiento.

maxresdefault

Una patente y un modelo de utilidad, sin duda comparten algunas similitudes; pero no son lo mismo:

Patentes serán las invenciones que sean nuevas, resultado de una actividad inventiva y susceptibles de aplicación industrial

Modelos de utilidad los objetos, utensilios, aparatos o herramientas que, como resultado de una modificación en su disposición, configuración, estructura o forma, presenten una función diferente respecto de las partes que lo integran o ventajas en cuanto a su utilidad.

modelo

Conocer esta diferencia es vital para poder solicitar el reconocimiento como inventor que el estado a otorga a las personas con esta calidad.

Tal como lo dijimos anteriormente, después de que se ha otorgado el título de inventor sobre cualquier innovación, éste tendrá un plazo de 20 años para que el sea el único en comercializar de forma legal con ella, esto en el caso de las patentes o invenciones totalmente nuevas; a diferencia de los modelos de utilidad, que poseen una protección por 10 años.