Sin duda los diseñadores deben estar familiarizados con los derechos que poseen sobre su trabajo, y si trabajan para un tercero, se vuelve aun más necesario.

A los diseñadores los caracteriza esta cualidad de innovar y crear donde algunos no vemos más allá que un simple material: todas estas innovaciones o creaciones, son suyas desde el momento en que su idea es llevada al plano físico, es decir hasta quedar sujetas en un soporte material.

Hay dos formas en las cuales se ejercen los derechos de autor sobre este tipo de trabajo, siempre que sea una obra artística o literaria.

felicidades

Por ejemplo, Cuando se es independiente y se diseña a diestra y siniestra el sujeto creador tiene la total potestad de los derechos autorales sobre lo que haya diseñado, y a partir de ese momento podrá comercializarla, obteniendo una remuneración por autorizaciones de uso; es de mencionar que también puede prohibir su explotación y utilización.

Otra manera es cuando, sin tener una idea de qué crear, un tercero lo contrata por su profesionalismo con el fin de que diseñe lo que este tercero le describe, cuando se trata de esta situación se dice que hay una “obra por encargo” donde si bien el diseñador es el autor, no es el titular de los derechos de explotación de dicho diseño. Esto puesto que la idea de crearla no es suya, sino que fue a petición de alguien más.

Captura de pantalla 2017-04-27 a las 17.33.20

Ellos también incursionan en el mundo de la industria, y se ven envueltos en derechos de propiedad indstrial.

A través de diseños industriales, que una vez implementados son de uso exclusivo de su creador, ya sean diseños industriales o modelos industriales, que se caracterizan por ser de utilidad en la industria, a diferencia de las obras artísticas. Aquí deben tomarse en cuanta los párrafos anteriores.

Con la única diferencia de que, por tratarse de un beneficio a la humanidad, los derechos que sobre éstas creaciones, se ejercen como el tiempo de protección que al ley  le otorga para su explotación exclusiva, tiene un término. Mismo que al cumplirse, posibilita el uso del diseño industrial o modelo industrial por cualquier persona.