Los memes se renuevan a diario, tanto su contenido por referirse a la crítica de un acontecimiento reciente, como la forma en que son expresados, pues ya no solamente son imágenes.

Los medios digitales y el avance de los sistemas computacionales, permiten la modificación sin mayor complicación, de obras audiovisuales o artísticas, transformándolas en otras nuevas, tal es el caso de los llamados gifs.

Estos nuevos formatos están creados con imágenes de alguna producción que ya existía, pero a través del gif se le da un nuevo contexto e interpretación.

beer

Peor no es todo lo que revolucionan estas nuevas formas, pues tenemos también la creación de gifs utilizando no solamente una producción, sino que se combinan más de dos extractos de producciones ya existentes.

En el sentido estricto de los derechos de autor, todas ellas están alterando las facultades que poseen los titulares de estos derechos sobre aquellas creaciones, en este caso los derechos de los productores.

 Pues la ley claramente señala que éstos tendrán la personalidad de autor sobre obras audiovisuales, es decir que si se intentara realizar, apegado a derecho estos llamados gifs, deberíamos obtener las autorizaciones de cada una de las productoras y hacerles ver la nueva creación, ya que pueden prohibir la alteración, deformación o modificación sus creaciones.