El poder legislar en favor de quienes representan obras artísticas o interpretan obras musicales, se lleva con el propósito de proteger el trabajo que es necesario para que algunas creaciones puedan expresarse.

Las interpretaciones o ejecuciones de actores, cantantes, músicos y bailarines forman parte integrante del proceso creativo de las presentaciones que se ofrecen al público.

Los derechos conexos están creados para proteger y amparar el trabajo de intérpretes y ejecutantes. Si algún cantante no posee los derechos de autor sobre un tema musical, éste intérprete nuevo puede incluso grabar un tema preexistente sin pedir autorización, a menos que sea grabado para comercializar.

KatyJurado_reference

Es decir que solamente pagará regalías en el caso de que se venda esa grabación, ya sea en un formato físico o virtual, pues hasta ese momento será usada con fines de lucro. Realmente como intérprete o ejecutante no hay obligación de pagar ninguna contraprestación al grabar una obra.

Cuando existen presentaciones en vivo, y el ejecutante interpretó una obra musical, el intérprete no le paga al autor o a la sociedad de gestión colectiva directamente, sino el empresario, pues es quien obtiene el benefició de explotar a ese intérprete con las obras.

JOSE

En México, el derecho de intérpretes o ejecutantes es cobrado por la Sociedad Nacional de Intérpretes.

Es importante señalar que el derecho de un intérprete no se genera con las presentaciones en vivo, ya que estas apariciones se tratan de una relación laboral o de prestación de servicios. El derecho nace cuando con autorización del autor, se comercializa el fonograma o grabación de su interpretación.