Cientos de obras se arte se ponen a la venta para que particulares o coleccionistas las adquieran para los fines que estos prefieran. No importa la cantidad que se pague por esta adquisición, algunos derechos le siguen perteneciendo al autor, así que debes tener cuidado.

Subastas, presentaciones privadas, exposiciones públicas, y todas ellas tienen el propósito de entregar la posesión de los soportes materiales donde se ha plasmado alguna obra. Si no es el autor quien organiza el evento y pone a la venta sus propias inspiraciones, quien lo haga deberá tener las facultades necesarias para venderlas, es decir poseer titularidad sobre derechos patrimoniales:

“Artículo 27.- Los titulares de los derechos patrimoniales podrán autorizar o prohibir:

I.-…

IV.- La distribución de la obra, incluyendo la venta u otras formas de transmisión de la propiedad de los soportes materiales que la contengan, así como cualquier forma de transmisión de uso o explotación. Cuando la distribución se lleve a cabo mediante venta…”

comprar-cuadros-en-ineternet-es-más-barato

En un caso como este, el autor o sus herederos, siendo el caso, tienen la capacidad de percibir un pago calculado sobre el costo de la venta que se ha realizado.

Artículo 92 bis.- Los autores de obras de artes plásticas y fotográficas tendrán derecho a percibir del vendedor una participación en el precio de toda reventa que de las mismas se realice en pública subasta, en establecimiento mercantil, o con la intervención de un comerciante o agente mercantil, con excepción de las obras de arte aplicado.

Pero hay que tener claro que lo único que se vende es la posesión, por lo que las transmisiones de derechos son independientes a esta acto comercial.

Artículo 38.- El derecho de autor no está ligado a la propiedad del objeto material en el que la obra esté incorporada. Salvo pacto expreso en contrario, la enajenación por el autor o su derechohabiente del soporte material que contenga una obra, no transferirá al adquirente ninguno de los derechos patrimoniales sobre tal obra.

Buying-Art-02

Como puedes notar, comprar una obra de arte no te otorga derechos patrimoniales de ésta, para ello deberá celebrarse una cesión de derechos. Mucho menos obliga a la renuncia de los derechos morales que posee el autor, pues estos últimos son irrenunciables.