Sin duda esta modalidad es una de las más recomendables si te gustan los espectáculos en vivo con estas características. Pero muchos no conocen los riesgos o lo que sucede con los derechos de autor.

Las obras musicales son presentaciones en vivo que manifiestan la sinergia entre obras musicales, y las representaciones o ejecuciones artísticas.

Es decir, existe una presentación teatral y en ella se dejan entonar canciones acorde con lo que narra la historia que diversos actores ejemplifican. Para lograr un trabajo con estas singularidades, es preciso que conozcas los riesgos para que puedas ejecutar una sin mayor complicación.

recuento-obras-musicales-las-mejores-2014_133765.jpg_600512462

En primer plano, sabemos que existe un guión literario, que es el instrumento principal que todos los participantes deben conocer para poder actuar y saber sus líneas e intervenciones. Para poder utilizarlo debemos obtener la autorización de el autor, en cual se faculta al productor de la obra, realizar la adaptación. Celebrar un contrato de representación escénica es lo idóneo.

Los actores que interpretan a los personajes dentro de la historia de la presentación escénica poseen derechos sobre su interpretación y ejecución, es decir su actuación. Y otros más como la remuneración por su participación y el derecho a oponerse a la deformación de su trabajo.

Otro punto que resulta muy importante de mencionar, es el uso de las canciones que se realizan en vivo durante el desarrollo de la presentación teatral.

Sabemos que los autores deben autorizar su uso, a pesar de que no se usa ni su voz, ni el arreglo original de las canciones, pero el derecho de autor sobre la lírica de los temas musicales no se extingue, por lo que en muchos casos, las Sociedad de Gestión Colectiva, encargadas de recaudar regalías de autores y compositores acuden a estas presentaciones para conocer qué uso se les da.

chocolat_071

Y en dado caso de que las canciones se usen tal cual fueron grabadas y puestas en el comercio, será preciso obtener licencias para poder utilizar la grabación, estas facultades las concedes las disqueras.

Como puedes ver, no es tan sencillo ser productor de una obra con estas características, pero con el trabajo legal adecuado no tendrás mayores complicaciones.