Cuando nos viene a la mente el nombre de una marca que ya conocemos con anterioridad, no es sorpresa que la imagen, logotipo o diseño que acompaña la denominación, sea de las primeras cuestiones que recordemos.

La originalidad de un diseño o logotipo es indispensable cuando el objetivo es poseer una marca que no se limite únicamente al uso de un nombre, título o denominación.

En la doctrina, a éstas se les da el nombre de marca mixta, pues se compone de denominación y de algún gráfico, que directa o indirectamente refuerza su identidad.

Artículo 113.- Para obtener el registro de una marca deberá presentarse solicitud por escrito ante el Instituto con los siguientes datos:

II.- El signo distintivo de la marca, mencionando si es nominativo, innominado, tridimensional o mixto;

logotipos-3

Si bien no es obligación del titular de una marca utilizar un diseño, sí es recomendable, pues funciona como elemento original, lo que ayuda cuando el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial estudia una solicitud, pues la similitud con otra marca ya existente, puede ser argumento suficiente para negar el registro. Además de que debe señalarse en el formato de solicitud.

Artículo 114.- A la solicitud de registro de marca deberá acompañarse el comprobante del pago de las tarifas correspondientes al estudio de la solicitud, registro y expedición del título, así como los ejemplares de la marca cuando sea innominada, tridimensional o mixta.

Sin embargo existen productos y servicios que son ofertados a través de marcas que no utilizan un diseño, pues la combinación de palabras es lo suficientemente original para ser identificable e inconfundible.

logotipos-vectores-deportes

 Además de la ayuda que puede proveer el uso de un logotipo en tu marca cuando el mencionado Instituto la estudia, hay también un beneficio al momento de ser expuesta al público consumidor, ya que sin duda tendrán un recuerdo mucho más directo, lo que tendrá repercusiones en la oferta de los productos o servicios que se amparan bajo la marca.