Es cierto que ambas ramas emanan de la Propiedad intelectual; sin embargo no son lo mismo y muchas personas las confunden a diario.

No es sorpresa que se caiga en confusión cuando se trata de distinguir derechos de autor y propiedad industrial e inclusive propiedad intelectual, pues tienen un punto en común: la expresión del intelecto, que permiten obtener reconocimiento o ganancias por las invenciones o creaciones.

La expresión del intelecto se da en diversas formas, que son realmente las que se deben atender para poder distinguirlas.

191283-600-457

En primer lugar tenemos a la propiedad intelectual, misma que se relaciona con las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio. En pocas palabras toda aquella creación, del ser humano a través de sus capacidad mental y física, sin más detalle.

Ahora viene le punto crucial, le propiedad intelectual le da cabida a los derechos de autor, este término se utiliza para describir los derechos de los creadores sobre sus obras literarias y artísticas. Aquí comienza a existir la primera y más importante distinción: literarias y artísticas.

Todas estas creaciones con derechos morales y patrimoniales.

foto_028

Después, al igual que los derechos de autor, la propiedad industrial proviene de la Propiedad intelectual, que comprende, principalmente, creaciones asociadas a una finalidad comercial y/o industrial.

De aquí provienen diversas formas de invención como: patentes, modelos industriales, diseños industriales. Inclusive se adhieren las marcas asociadas a productos o servicios.

Es importante señalar que estos tres conceptos nos se encuentran en guerra ni nada por el estilo, pues pueden encontrarse dentro de un mismo uso, por ejemplo, en una marca registra que cuente con un logotipo, lleva implícito derechos de autor por la creación del diseño, ya que es una obra artística y abarca también derechos de propiedad industrial por el uso de una marca para ofertar productos y servicios.

Captura de pantalla 2017-03-06 a las 18.05.46

Existen institutos que procuran la protección a los derechos de inventores y autores; para la propiedad industrial está el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, dependiente de la Secretaría de Economía.

Y para la protección de derechos autorales, se encuentra el Instituto Nacional del Derecho de Autor, dependiente hasta hace un par de años de la Secretaria de Educación Pública, en la actualidad depende de la Secretaria de Cultura.