El artista asegura que dentro de video musical “Drunk in Love” se incluyó sin su consentimiento una obra artística cuya autoría le corresponde.

El logo ya es utilizado por el esposo de la cantante como logotipo de su disquera ‘Roc-A-Fella’, autorización que seguramente se le otorgó después de una remuneración considerable, por ello, ahora que el mismo diseño es utilizado por la cantante en su videoclip, pretende que se detenga la transmisión del audiovisual, así como una indemnización.

600px-roc-a-fella_records

Esta demanda condena evidentemente a la productora del video “Drunk in love”, quienes son los poseedores de los derechos de autor de éste, y por lo tanto los responsables de obtener la autorizaciones debidas.

Hay que mencionar que la previa autorización que hizo al esposo de la cantante, el rapero Jay Z, debió ser únicamente para el uso que se le está dando, omitiendo que se transmitiría por cualquier medio de difusión.


La transmisión de una obra artística está prohibida por la ley que protege los derechos autorales, pues los derechos patrimoniales corresponden al autor, a sus herederos o a quien esté autorizado por éste.