El Formato de Intercambio de Gráficos, mejor conocido como GIF, es una nueva forma de presentar una obra animada. Muchas de estas nuevas animaciones utilizan otras obras artísticas, por lo que surge la duda ¿qué sucede con los derechos de autor?

En la era digital es muy común encontrar estas animaciones, todas ellas describen con imágenes una breve historia, relato o sketch. Tal como lo ha hecho el artista polaco Kajetan Obarski.

Kajetan se ha distinguido por utilizar obras artísticas famosas (en su mayoría pinturas) editándolas para crear GIFs, en los cuales los personajes que aparecen en las pinturas originales son dotados de movimiento, alternado así su forma original.

tumblr_o5xgcsvp8g1uluhv2o1_500

Sin embargo estas acciones pueden calificarse como una violación a derechos de autor ya que el uso con fines comerciales de una obra protegida debe contar con la autorización del autor, en primer término para utilizarla, en segundo y más importante para modificarla o alterarla.

La Ley Federal del Derecho de Autor mexicana, especifica que la deformación o modificación de una obra es un derecho moral y el autor es el único, primigenio y perpetuo titular de este derecho. Por lo que puede oponerse a que su obra sea alterada.

Y a pesar de contar con la autorización expresa para su alteración, el autor debe conocer la nueva creación (GIF) para cerciorarse de que la nueva modificación no cause demérito o perjuicio a la reputación de dicho autor.

Algunas de las obras que utiliza Obarski ya no tienen derechos de autor vigentes, por lo que la deformación ya no queda sujeta a aprobación ni de sus herederos, pero las que no han pasado a formar parte del dominio público deben ser autorizadas sí o sí.

manzana

Pero, ¿Qué pasa con las creaciones de Kajetan Obarski?

Cuando los GIFs del artista no violan derechos de autor de ninguna índole, desde luego que su autoría es reconocida sobre estas animaciones de una forma determinada.

Como ya hemos señalado, el polaco utiliza obras ya existentes, por lo que su nuevo trabajo no puede, no debe y no se toma como uno original, a pesar de las modificaciones y novedades que le adiciona, sino que es clasificada como una obra derivada, y que  la ley clasifica como: “aquellas que resultan de la adaptación, traducción u otra transformación de una obra primigenia”. Siendo así autor de este nueva animación.

Como ya vimos, los GIFs se involucran de tal manera con los derechos de autor que hay que tener especial cuidado al momento de realizar uno. Si decides crear algunos, recomendamos que utilices una obra cuyos derechos han dejado de estar vigentes.