Las maneras en que las creaciones intelectuales se abren paso dentro del mundo deportivo, son diversas. Las más importantes tienen que ver con mejoras en algunos productos para que los atletas rompan records e impongan nuevas marcas.

Siempre que existen competencias internacionales, y conocemos en cada una de ellas atletas cada vez mejor preparados que en las ediciones anteriores de cualquier certamen, nos sorprendemos. Inspiran y hacen creer, en medida de lo posible, que el ser humano no tiene límites, esto ayuda a fomentar una mayor participación y disfrute en el deporte.

tecnologia-camisetas-deportivas

Es aquí cuando la propiedad intelectual interactúa, de entrada se comienza con las patentes, que son justamente las innovaciones en calzado, ropa deportiva y avances tecnológicos que mejoran equipos deportivos y otros materiales, lo más impresionante es la ropa deportiva, que evita la menor fricción con el aire, el agua o la tierra, dependerá de qué deporte se trate. Y otras mejoras que contribuyen a un mejor desempeño.

Después aparecen las marcas, unas cada vez más conocidas y otras forjando su nueva historia, pero siempre inconfundibles, ya que los organismos internacionales determinan que ninguna marca podrá ser utilizada cuando sea semejante a otra.

Y si nos proyectamos al ámbito de transmisión, sabemos que este tipo de competiciones se disfrutan gracias a los organismos de difusión que participan, televisión, radio, y más recientemente portales de internet. Así es como se inmiscuyen derechos de autor.

captura-de-pantalla-2016-11-29-a-las-17-56-12Nombrar todos y cada unos de los derechos que intervienen en el deporte nos llevaría páginas y páginas, hasta llegar al uso de imagen de un deportista, que también tiene la posibilidad de impedir que su imagen sea reproducida cuando él así lo decida. Esto no sucede a menudo  ya que sería contradictorio.

Los derechos de P.I. son objeto de acuerdos de comercialización y concesión de licencias que a su vez generan ingresos que fomentan la industria del deporte.