El pago que deben recibir los creadores de obras artísticas y literarias, se encuentra establecido en las leyes que protegen los derechos de autor; sin embargo los parámetros para calcular un pago justo son inexistentes en ley, lo que complica su difusión.

Cuando una obra protegida por derechos autorales, pretende ser utilizada por una tercera persona se debe, además de contar con la autorización por escrito del poseedor de los derechos patrimoniales, cubrir con el resto de los requisitos que la ley declara, entre ellos: Respetar la integridad de la obra, No darle un uso para el que no está autorizado, Mencionar en todo momento al autor, No denigrar la obra, el tiempo de uso autorizado, entre otros.

captura-de-pantalla-2016-11-08-a-las-14-46-56

Como ya se dijo, la autorización debe constar por escrito, señalando los puntos mencionados y desde luego el pago por concepto de regalías, así señalado en la Ley Federal del Derecho de Autor:

Artículo 26 bis.- El autor y su causahabiente gozarán del derecho a percibir una regalía por la comunicación o transmisión pública de su obra por cualquier medio. El derecho del autor es irrenunciable.

Este pago puede realizarse de dos maneras: una participación proporcional en los ingresos de la explotación de que se trate, o una remuneración fija y determinada.

A pesar de esta regulación, notamos que no existe un parámetro para considerar un pago justo a autores, por lo que en muchas ocaciones son desproporcionados, y aunque entendemos que hay obras que valen más de lo que cobran, no es justificado el que piden los gestores de este derecho.

dere_2

¿A qué nos referimos?, por ejemplo en el caso de obras musicales, las editoras por un lado gestionan, recaudan, negocian y eligen los usos y los costos por autorizaciones, datos que los autores desconocen en un principio, cuestión por la que estos costos son desproporcionados, pues al ser administrados por las editoras evidentemente existe un incremento considerable.

La remuneración por el uso de oras es ineludible, más allá de si se encuentra en la ley o no, y sabemos de entrada que tener un costo general para todas es imposible, pero lo que sí es posible es que no debe tratarse de un gran precio, pues la difusión de la cultura, es mucho más importante.