La puesta en escena llamada “Amor Eterno” utiliza canciones del cantante Juan Gabriel, mismas que deben ser autorizadas por sus herederos para tales objetivos.

La Sociedad de Actores y Compositores de México, SACM pidió se detuviera la obra que el productor Omar Suárez comenzó a presentar en el Teatro San Rafael, ya que utiliza obras musicales no autorizadas.

Ante tal acusación, el productor mostró documentación que demuestra que cuenta con los permisos suficientes, entre los cuales estaba uno emitido por dicha sociedad en copia y firmado por un notario público, ya que la original le fue pedido de vuelta por la misma SACM.

tvn-21112016100720

La delegación Cuauhtémoc, a través del Instituto de Verificación Administrativa (Invea) procedieron a clausurar el inmueble aun cuando los asistentes se encontraban dentro.

Si bien para la presentación de un espectáculo, la delegación no exige autorización de SACM; al tratarse de temas relacionados con derechos de autor y existiendo su queja, es preciso corroborar que se cuente con la documentación adecuada.

En la Delegación Cuauhtémoc estamos a favor de la cultura en todas sus expresiones, pero también estamos a favor de la legalidad. Es un problema evidentemente entre la Sociedad de Autores y Compositores de México y la productora. Nosotros como autoridad tenemos que dar resoluciones conforme a la ley”, Dijo Zuleyma Huidobro, Directora General de Jurídico y de Gobierno delegacional.

sacm-logo

La reclamación que realiza la sociedad es en representación de los herederos de Juan Gabriel, quienes poseen facultades para prohibir o autorizar el uso y explotación de sus obras musicales.

Artículo 27.- Los titulares de los derechos patrimoniales podrán autorizar o prohibir:

“I. …

II. La comunicación pública de su obra a través de cualquiera de las siguientes maneras: a) La representación, recitación y ejecución pública en el caso de las obras literarias y artísticas;”

La ejecución pública es una forma de explotación, misma que se entiende como:

Presentación de una obra, por cualquier medio, a oyentes o espectadores sin restringirla a un grupo privado o círculo familiar. No se considera pública la ejecución o representación que se hace de la obra dentro del círculo de una escuela o una institución de asistencia pública o privada, siempre y cuando no se realice con fines de lucro;