Este tipo de contrato es sumamente importante para poder ofertar productos o servicios, pues establecen las condiciones aplicables a la adquisición de un producto o la prestación de un servicio, a pesar de no ser un contrato ordinario.

Aún cuando dicho documento no contiene todas las cláusulas ordinarias de un contrato, su formalidad respalda al prestador del servicio, pues se da a conocer al consumidor el tipo de servicio al que se está sujetando. Y es necesario que el usuario “firme” para poder tener acceso a la prestación de dicho servicio.

terminos1

Este acuerdo llamado “términos y condiciones” cumple con todos los requisitos de un contrato de adhesión, que es aquel en el que el contratante se adhiere  solamente con la firma y/o cualquier otro método de aceptación que se requiera. Los puntos más importantes que debe contener uno de estos documentos es que va dirigido en general a los usuarios, es decir que no esta redactado para una persona en específico.

Éste debe contener los usos permitidos, las prohibiciones, la forma de prestar el servicio, los costos, el modo de adquisición, la responsabilidad del servidor, y en el caso de algunas plataformas digitales una pequeña cláusula donde se autoriza la cesión de algunos derechos de propiedad intelectual.

imagen-principal-whatsapp

Es sumamente complicado no aceptar las cláusulas, por lo que se firma pensando únicamente en obtener la prestación del servicio, sin importar las letras pequeñas. Por ejemplo, en algunos casos en los que se contrata un servicio esencial (agua, combustibles, etc.) el consumidor no tiene capacidad de negarse a firmar las condiciones, dado que no tiene otra opción para conseguir el producto esencial. Esto hace dudar de la veracidad del consentimiento.

Es importante decir que  la Procuraduría Federal del Consumidor se encargará de conocer que las cláusulas no sean abusivas.