La era digital revolucionó tanto la Propiedad Intelectual, que se ha vuelto necesario saber qué tipo de creaciones pueden y son objeto de protección, y tan importante es saber también cuáles no los son.

En principio hay que saber que la Ley Federal del Derecho de Autor en México protege:

Los derechos de los autores, de los artistas intérpretes o ejecutantes, así como de los editores, de los productores y de los organismos de radiodifusión, en relación con sus obras literarias o artísticas en todas sus manifestaciones, sus interpretaciones o ejecuciones, sus ediciones, sus fonogramas o videogramas, sus emisiones, así como de los otros derechos de propiedad intelectual.

b3f

Teniendo como punto de partida la creación de una obra, es que se cuenta con estas prerrogativas, por lo que se concede desde el momento en que hayan sido fijadas en un soporte material, independientemente del mérito, destino o modo de expresión.

En concreto, las creaciones objeto de protección señaladas puntualmente en la ley son las siguientes:

Literaria; Musical, con o sin letra;Dramática;. Danza;Pictórica o de dibujo;Escultórica y de carácter plástico;Caricatura e historieta; Arquitectónica; Cinematográfica y demás obras audiovisuales; Programas de radio y televisión; Programas de cómputo; Fotográfica; Obras de arte aplicado que incluyen el diseño gráfico o textil.

biblioteca_libros_prohibidos

Todas ellas serán clasificadas de acuerdo a su forma de creación, los participantes en su elaboración, la forma de divulgación, si son nuevas o derivadas de otras ya existentes, etcétera.

Es importante que se conozca qué tipo de objetos no cuentan con la protección de la ley, por lo que no se considerará autores de ningún tipo ni en ningún sentido los emisores de:

Las ideas en sí mismas, las fórmulas, soluciones, conceptos, métodos; El aprovechamiento industrial o comercial de las ideas contenidas en las obras; Los esquemas, planes o reglas para realizar actos mentales, juegos o negocios; Las letras, los dígitos o los colores aislados, a menos que su estilización sea tal que las conviertan en dibujos originales; Los nombres y títulos o frases aislados; Los simples formatos o formularios en blanco para ser llenados con cualquier tipo de información, así como sus instructivos; Las reproducciones o imitaciones, sin autorización, de escudos, banderas o emblemas de cualquier país, o de cualquier otra organización reconocida oficialmente; Los textos legislativos, reglamentarios, administrativos o judiciales; El contenido informativo de las noticias, pero sí su forma de expresión; La información de uso común tal como los refranes, dichos, leyendas, hechos, calendarios y las escalas métricas.

negocios-rentables-crear-ideas

Ahora que lo sabes es más sencillo entender la diferencia que la ley hace en cuanto a las creaciones originales, y expresadas, de las que no expresan en ningún formato o cuentan con protección de otras leyes, como la reproducción de banderas o emblemas de cualquier organización.