Pocos conocen los contratos que se firman con las distintas radiodifusoras para que éstas puedan transmitir las canciones en sus distintos horarios y programas.

Sin duda al escuchar una obra musical a través de cualquier estación de radio, estamos siendo testigos de una forma más de transmisión y comunicación. Para lo cual dichas estaciones deben contar con la autorización de los autores, de las editoras, productoras o de quien resulte poseedor de los derechos patrimoniales de cada obra.

firma-contrato-700x357

Todo quedará asentado en un contrato llamado por la legislación mexicana como: Contrato de Radiodifusión:

Por el contrato de radiodifusión el autor o el titular de los derechos patrimoniales, en su caso, autoriza a un organismo de radiodifusión a transmitir una obra.

Es importante decir que a través de este contrato se autoriza o cede únicamente el derecho a transmitir y retransmitir la obra, es decir que no implica la transmisión de los demás derechos patrimoniales del titular de la misma. Así establecido en el artículo 15 de la Ley Federal del Derecho de Autor:

Artículo 15. Las obras literarias y artísticas publicadas en periódicos o revistas o transmitidas por radio, televisión u otros medios de difusión no pierden por ese hecho la protección legal.

265185

Según la Ley, existen prohibiciones en cuanto a la forma de transmitir las obras, pues se deben respetar, entre otros, la integridad de ésta y algunos más conocidos como derechos morales.

No podrá comunicar la obra con abreviaturas, adiciones, supresiones o cualesquiera otras modificaciones, sin consentimiento escrito del autor.

El autor conservará el derecho de hacer a su obra las correcciones, enmiendas, adiciones o mejoras que estime convenientes antes de que la obra entre en prensa.

cabina_radio

Como obligación de las cadenas de radiodifusión, se debe mencionar al autor o seudónimo en su caso. Cuando esta autorización cubre todas las formalidades, a pesar de no estar prohibido en el contrato, es importante saber que no comprende la de redifundirla ni explotarla, a menos que así se pacte.