La comunicación pública es una de las maneras en que una obra protegida por derechos de autor puede ser difundida, este derecho lo ejerce el autor.

Todos conocemos páginas de internet que nos remiten a otras haciendo uso de enlaces o “links” para conocer a detalle algunas noticias o fotografías que no son posibles descargar o visualizar en el sitio inicial; lo que es considerado “comunicación pública” y existían dudas acerca de la legalidad o ilegalidad de este tipo de divulgación.

180px-geenstijl-logo

Luego de lo sucedido entre Sanoma y GS Media el Tribunal Europeo determinó que solamente en ciertas circunstancias, estos actos no violan derechos de autor, especificando cuán dosí se vulneran.

GSMedia explota el portal de Internet GeenStijl donde se encuentran “novedades, revelaciones escandalosas e investigaciones periodísticas sobre asuntos divertidos y en tono jocoso”.

GS Media publicó en dos mil once un artículo de la estrella de televisión holandesa Britt Dekker, esta artículo se acompañó de un enlace que remitía a un sitio australiano donde se podían ver fotografías de la artista, sin el consentimiento de Sanoma, editora de la revista Play Boy quien poseedora de los derechos de autor de dichas fotografías.

admin-ajax-php_5

Por esta razón Sanoma hizo peticiones a GS Media para eliminar el vínculo, sin embargo éste se negó. Después Sanoma contactó con el portal australiano, quienes accedieron y eliminaron las fotografías. Entonces GS Media publicó un nuevo artículo donde impuso un nuevo enlace con dichas fotografías, este último sitio también retiró las imágenes a petición de Sanoma.

Era claro para la editora de Play Boy, quienes estaban violentando los derechos de autor era GS media.

tribunal-justicia-europa

 El Tribunal dijo:

cada acto de comunicación de una obra al público debe ser autorizado por el titular de los derechos de autor y los estados miembros deben velar por que los autores dispongan del derecho exclusivo a autorizar o prohibir cualquier comunicación al público de sus obras.

“cuando la colocación de un hipervínculo que remite a una obra disponible libremente en otro sitio de Internet la realiza una persona sin ánimo de lucro, debe tenerse en cuenta la circunstancia de que esta persona no sepa, y no pueda saber razonablemente, que dicha obra había sido publicada en Internet sin la autorización del titular de los derechos de autor”

sanoma

En el caso de Sanoma y de GS Media, el Tribunal dijo que

“proporcionó con ánimo de lucro los hipervínculos que remiten a los archivos que contienen las fotos” y “era consciente del carácter ilegal de dicha publicación”.

Así es como se ha determinado que el ánimo de lucro, y el desconocimiento o conocimiento de obras protegidas, son elementos para saber si el acto es legal ilegal.