Por supuesto que esta modalidad llegó a renovar la transmisión de radio y televisión, la renta de pelis, venta de discos  y demás medios de comunicación, ya que el Internet ha tomado un gran papel al respecto.

Ahora existen empresas que realizan servicios de streaming para transmitir en vivo conferencias, espectáculos, conciertos, eventos religiosos entre otros. Este medio también es utilizado para descargar música, ver películas o transmitir estaciones de radio y tv.

Para la legalidad de este nuevo medio de comunicación debemos cumplir con distintas normas. Un ejemplo es la plataforma de  Netflix que para la exhibición de su contenido deberá de realizar contratos con las productoras propietarias de los medios audiovisuales que dicha empresa transmite.

tumblr_n583mlaAwM1qzy7u8o1_1280

Otro ejemplo puede ser Spotify que necesita  contratos con disqueras o productoras para la propagación venta y descarga de música

En México encontramos el sustento de ello son los artículos:

Artículo 1o.- .- La presente Ley, reglamentaria del artículo 28 constitucional, tiene por objeto la salvaguarda y promoción del acervo cultural de la Nación; protección de los derechos de los autores, de los artistas intérpretes o ejecutantes, así como de los editores, de los productores y de los organismos de radiodifusión, en relación con sus obras literarias o artísticas en todas sus manifestaciones, sus interpretaciones o ejecuciones, sus ediciones, sus fonogramas o videogramas, sus emisiones, así como de los otros derechos de propiedad intelectual.

Artículo 3o.- Las obras protegidas por esta Ley son aquellas de creación original susceptibles de ser divulgadas o reproducidas en cualquier forma o medio.

 Por tanto este medio de transmisión no deja de lado los derechos patrimoniales que de este surgen.