Desde la inauguración de los juego olímpicos de Río 2016, el pasado 05 de agosto, cada día se ha estrenado una animación.

La compañía de Internet Google usa el término doodle para designar las imágenes que en muchas ocasiones coloca en su página principal, en donde aparece el nombre de la empresa.

Estos se caracterizan por hacer alusión a algún acontecimiento importante que coincida con el día de su publicación; en plena celebración de las olimpiadas de este 2016, hemos conocido uno distinto cada día, todos ellos conmemorando la competencia.

doodle

Pero, ¿qué pasa con sus derechos de autor?

El derecho de autor siempre pertenecerá en primera instancia a una persona física; sin embargo hay maneras en las que google posee estos derechos a pesar de ser una persona moral.

Todos sabemos, o interpretamos que el titular de los derechos sobre estas animaciones es el gigante de internet; esto se puede lograr a través de distintas figuras jurídicas que las leyes protectoras de los derechos de autor permiten.

Rio_2016-JJO_Rio_2016-doodle_google-juegos_olimpicos_frutas_MDSVID20160805_0020_17

La más común es la llamada obra por encargo, donde cabe la posibilidad de que Google al contratar a los distintos diseñadores de páginas web que seguramente están adscritos a él, los haga firmar un documento en el que se establezca que sus obras son creadas bajo la figura mencionada: Obra por Encargo.

La obra por encargo como su nombre lo dice, es cuando una persona encarga a otra el diseño y elaboración de una obra, otorgando un pago, para poseer la titularidad de los derechos de autor.

De este modo el autor cede sus derechos patrimoniales y algunos derechos morales, el fin es que google los use y explote sin caer en una violación.

doodle-google-juegos-olimpicos-Noticia-791537

Otra más, pero menos probable, es que un tercero ajeno a la compañía cree una animación e intente venderla a Google, para ello deberá celebrarse un contrato de cesión de derechos, donde el autor principal autoriza a través de un pago, el uso y explotación de su diseño.

Como dijimos esta figura es la menos probable, es difícil que Google busque fuera de su compañía elementos que puede obtener desde su interior.