Por principio es primordial entender en qué momento nace el derecho de autor.

Existe confusión inclusive en magistrados y jueces acerca del nacimiento de este derecho, así como en la gran mayoría de personas que desconocen el tema. La importancia de conocer el momento en que te conviertes en autor, te da la posibilidad de abogar para no ser víctima de quienes se aprovechan del desconocimiento de este tema.

autor-portada

El derecho de autor no nace cuando se realiza el registro ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor, como erróneamente se cree; éste se constituye al momento de cumplir con los requisitos que establece la ley regulatoria de esta materia; una persona se convierte en autor al crear una obra original y ésta queda fijada en un soporte material. Por lo tanto le amparan derechos con relación a su creación.

Las prerrogativas emergentes tienen la finalidad de proteger la obra y al autor de ésta. La doctrina divide en dos categorías los derechos resultantes:  Derechos morales y Derechos patrimoniales. Ellos se encargan de proteger distintos ámbitos de la obra, desde su contenido, originalidad  hasta su explotación, uso y difusión.

derechos autor

Los derechos morales incluidos en los derechos de autor, incorporan dos aspectos específicos: el reconocimiento de paternidad sobre la obra (ser reconocido como autor) y el derecho a preservar la integridad de su creación, éstos son inalienables, imprescriptibles, irrenunciables e inembargables:

  • Determinar si su obra ha de ser divulgada y en qué forma
  • Exigir el reconocimiento de su calidad de autor respecto de la obra por él creada
  • Exigir respeto a la obra
  • Modificar su obra
  • Retirar su obra del comercio
  • Oponerse a que se le atribuya al autor una obra que no es de su creación

imagen-5640179-2

Poder decidir el destino que tiene su obra dentro del comercio es uno de los derechos a considerar como principales, pues su inclusión en esta área repercute en el patrimonio del autor. Este rubro queda incluido dentro de los derechos patrimoniales:

Los titulares de los derechos patrimoniales podrán autorizar o prohibir:

  • La reproducción, publicación, edición o fijación material de una obra en copias o ejemplares
  • La comunicación pública de su obra
  • La transmisión pública o radiodifusión de sus obras
  • La distribución de la obra
  • La divulgación de obras derivadas

Todos los derechos sobre una obra pertenecen al autor en primera instancia, siempre que no se trate de la creación de una obra a petición de alguien más.