Sin duda es una materia poco explorada por los juristas y en general por lo mexicanos, pero es sumamente importante para la economía del país. También significa incremento del patrimonio cultural.

El panorama general para hablar de este tema, se debe desglosar de la siguiente manera: La propiedad intelectual tiene dos grandes vertientes, por un lado los derechos de propiedad industrial y del otro lado los derechos de autor.

Dentro de los derechos de propiedad industrial, tenemos los signos distintivos, las creaciones nuevas, y otros casos que son regulados por la misma ley, como es el caso de la competencia desleal.

estoesmio

Los derechos de autor en cambio, están compuestos por derechos morales y patrimoniales, además de derechos que se suelen confundir, como lo son derechos conexos, reserva de derechos, las expresiones de culturas populares, el derecho a la propia imagen, y los símbolos patrios, que también se incluyeron dentro de este ámbito.

DERECHOAUTORlogotipo

Volviendo a la propiedad industrial y mencionando a los Signos Distintivos, encontramos en primer lugar a las marcas, pues al final del día tienen una importancia económica mayúscula; tenemos a los avisos comerciales, otras más llamadas denominaciones de origen, por otro lado tenemos a las patentes, los modelos de utilidad o “petit patent”; y los diseños industriales, divididos en : dibujos industriales y modelos industriales, que son otra forma de creación.

marcas-brand-equity

Es importante recordar que los derechos de propiedad intelectual otorgan exclusividad de uso y explotación, además de otros más dependiendo de que invención o derecho nazca con la creación de una obra un invento, o el registro de una marca.

Todo producto o servicio que utilizamos de manera cotidiana es producto de una cadena de innovaciones, independientemente del campo en el que nos encontremos. Que generan para el titular de derechos beneficios económicos.

juicio

La importancia de la propiedad industrial radica en que la innovación y creación de nuevas herramientas es la clave para el avance de la sociedad, y con la llegada de las nuevas tecnologías que hacen más fácil su divulgación y uso, es preciso que leyes amparen a los creadores.