Este tipo de creaciones son una expansión intelectual, por ello quedan sujetas a la protección que otorgan los derechos de autor.

La autoría de una obra nace cuando ésta es expresada en un soporte material, es decir al alcanzar una expansión física. Es un error creer que la autoría de una obra nace a partir del registro de una obra ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor, ya que se obtiene por su sola creación.

A partir de este momento, las prerrogativas que se otorgan en favor del creador, reconocen facultades que refieren al uso y explotación de la obra intelectual.

derechosmorales-del-autor

Existen derechos a los cuales un autor no puede renunciar, estos son llamados derechos morales; el derecho de paternidad es un ejemplo claro, el cual se refiere a que en todo momento sin importar las cesiones que existan o no, el autor será reconocido como autor de la obra. Mismos que son intrínsecos al autor.

  • Dentro de estos está también la elección para decidir si desean que su obra sea divulgada y en qué forma.
  • Los faculta para exigir el respeto a su creación, evitando sea modificada sin consentimiento previo.

derechos-patrimoniales-del-autor

A su vez existen otro tipo de derechos, llamados patrimoniales, que son todos aquellos que repercuten de alguna forma al patrimonio del autor, que a diferencia de los morales pueden ser cedidos para que un tercero use y explote la obra legalmente.

  • Entre ellos podemos encontrar el derecho a reproducir o publicar la obra, la comunicación pública, la transmisión o radiodifusión, la distribución.
  • Cuando estos derechos patrimoniales son cedidos, el autor deberá recibir, sin poder negarse a ello, una remuneración por este concepto, ya que este derecho es irrenunciable.

Así es como al realizar un dibujo original, el autor está protegido y amparado por las leyes protectoras de las creaciones intelectuales.