A principio de este mes, la melodía Bolero de Maurice Ravel pasó a ser de dominio público, sin embargo empresas buscan extenderlos por otros 20 años.

Cuando una obra artística, sea cual sea, es etiquetada bajo el término dominio público, deja de ser objeto de protección de algunos derechos autorales. Entre ellos está el derecho del autor a percibir regalías por su comunicación pública, divulgación, y uso; es decir por cada vez que es reproducida dentro de actos que buscan un lucro directo.

Es por ello que pretenden extender por otros 20 años el copyright internacional del Bolero, con el propósito de continuar percibiendo remuneración.

logo-sacem

Así es como los demandantes, compañías Off Shore que representan a descendientes y herederos de los derechos autorales de Ravel, presentaron ante la Sociedad de Compositores y Editores Musicales de Francia (SACEM) exigencias declarando que esta obra fue escrita originalmente para ballet.

Y sostienen que a pesar de que el compositor escribió la música, la autoría debe pertenecer también a la coreógrafa original, Bronislava Nijinska, y al director de escena y productor Alexandre Benois, quien falleció en 1960 por lo que faltaría 20 años para que pudiera ser considerada del dominio público.

En respuesta a esto, la SACEM consideró improcedente la demanda, afirmando que el único autor es Marice Ravel, por lo que los derechos pertenecen solamente a él.

Si bien los demandantes fundan su petición en la participación que tuvieron tanto el director y productor de escena como de la coreógrafa, estos argumentos no atacan de fondo la composición musical de Ravel, por ello creemos imposible que esta petición llegue a mayores escalas.