En un esfuerzo por darle el crédito y los beneficios a los creadores e innovadores en distintas áreas, existe la Propiedad Intelectual.

Los derechos de propiedad intelectual protegen los intereses de estos creadores, otorgándoles prerrogativas por las creaciones de la mente.

Por un lado están los de uso industrial, esta parte contempla marcas, diseños industriales, modificaciones útiles a objetos ya existentes, etc, todos ellos dentro de la rama denominada propiedad industrial.

Del otro lado y a la par tenemos las creaciones literarias, artísticas, pictóricas, musicales, audiovisuales, etc. Estos quedan encuadrados dentro de los derechos de autor.

img8

Ambas con similitudes, con el mismo objetivo, poder incursionar en el comercio teniendo existencia, y autor o creador cierto y determinado; otorgando derechos de propiedad.

Los derechos de propiedad intelectual se asemejan a cualquier otro derecho de propiedad:

permiten al creador, o al titular de una patente, marca o derecho de autor, gozar de los beneficios que derivan de su obra o de la inversión realizada en relación con una creación.

Esos derechos están consagrados en el Artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que contempla el derecho a beneficiarse de la protección de los intereses morales y materiales resultantes de la autoría de las producciones científicas, literarias o artísticas.

app_full_proxy

En acción los tratados internacionales tiene como objetivo principal promover un sistema de propiedad intelectual eficaz y equitativo que puede contribuir a que todos los países exploten el potencial de la propiedad intelectual fomentando el desarrollo económico y de bienestar social y cultural.