El uso de tatuajes parece ser parte de la cultura que ha permeado en el baloncesto estadounidense desde hace tiempo, tanto que los fanáticos con solo verlos, podrían asegurar a qué jugador pertenece.

Sabiendo esto, los tatuadores exigen que se respeten los derechos de autor que tienen sobre sus diseños.

Así es como los representantes legales del estudio de tatuajes Solid Oak Sketches afirman que la violación a derechos de autor se da por la reproducción de tatuajes en videojuegos, los cuales están implantados en algunos jugadores de la NBA.

Las empresas demandadas son Visual Concepts, los editores de 2K Games y distribuidores de Take-Two Interactive, pues todos están involucrados en la creación y distribución de la NBA 2K, que es una serie completa de videojuegos de baloncesto.

photo

Por lo que se afirma que mediante la creación de versiones digitales se violan derechos de autor, ya que éstas detallan los tatuajes de los jugadores.

La demanda se aplica a un total de 8 tatuajes en los jugadores LeBron James, Kobe Bryant, Eric Bledsoe, DeAndre Jordan y Kenyon Marin.

Solid Oak Sketches, envió en 2015 una carta a los ahora demandados, con el objetivo de llegar a un acuerdo, en él se pedía que pagaran  $ 819,500 (£ 567,000) para solucionar la controversia sobre el uso de los tatuajes en los NBA 2K14 y NBA 2K15 juegos.

Al no llegar a ningún acuerdo, el estudio decidió emprender acciones legales.