Las transmisiones de los partidos de fútbol son consideradas obras debido al trabajo artístico-intelectual alrededor de estas, como el equipo de producción, los camarógrafos, los diseñadores, incluso los narradores.

Las leyes internacionales sobre Derechos de Autor protegen a los organismos de radiodifusión como lo son las televisoras que graban y/o transmiten los partidos, otorgándoles prerrogativas sobre su obra durante 20 años para utilizarla exclusivamente y así decidir de que manera se comercializará, en razón a la importancia en el esquema de negocio que juegan los derechos de propiedad intelectual y por lo tanto de autor para de cierta manera “financiar” este tipo de eventos.

1300677_FULL-LND

 “En virtud de la Convención Internacional de Roma (Convención de Roma) de 1961, los organismos de radiodifusión gozan de derechos exclusivos durante 20 años para autorizar la retransmisión, la “fijación” (grabación), la reproducción y la comunicación al público de sus emisiones.

No obstante, hoy se conviene en general en que es menester actualizar la protección de los derechos de los organismos de radiodifusión para tener en cuenta la revolución que ha supuesto la comunicación digital. Las negociaciones en curso en la OMPI tienen por finalidad crear un marco jurídico internacional que aporte una protección adecuada y eficaz contra la piratería de las señales emitidas.”

OMPI

A pesar de contar con todos estos derechos, las compañías titulares de los derechos para transmitir eventos deportivos, tiene restricciones en la monopolización de transmisión. Por ejemplo al contratar con las televisoras para disfrutar de los canales, se presupone el derecho del cliente que paga, a disfrutar de la transmisión en solitario, con amistades,  familiares y/o eventos privados, pues el derecho se obtiene con la contratación.

En muchas ocasiones las televisoras exceden sus facultades, redactando contratos desorbitados que casi nunca se leen y persiguiendo a sus clientes que deciden disfrutar los partidos en compañía, pues argumentan que el uso contratado por lo canales es privado, sin embargo, al pagar a tu compañía de cable adquieres estas prerrogativas para decidir de que manera disfrutas el partido.

sky_sports_690

Debido a esta gran importancia comercial es que los derechos de Propiedad Intelectual son protegidos rigurosamente, sin embargo la transmisión en vivo de partidos ha sido blanco fácil para la retransmisión ilegal a través de internet con la tecnología de intercambio. Es sencillo realizarlo, basta con pagar un servicio legalmente que transmita todos los partidos del mundial, conectar la televisión o el aparato modular a  nuestra computadora y enviarlo en tiempo real a la web para que este disponible en algún link y que el púbico consumidor pueda gozar desde su casa, oficina o smartphone los partidos “en vivo”.

La solución eficaz para este debate entre la libre y gratuita difusión VS la explotación exclusiva y por medios limitados radica como en muchas cuestiones económicas: debe crearse un modelo comercial amigable con los titulares de la propiedad intelectual, así como con la libertad que Internet brinda de manera económica para todo el mundo entero, o al menos los países que no tienen programadores en su gobierno tan buenos como para bloquear sitios web.